El 2 de diciembre de 2010, hace doce años, Joseph Blatter, entonces presidente de la FIFA, abrió el sobre que mostraba a Qatar como la organizadora de la Copa Mundial de 2022. Desde entonces, y ahora en plena competición, la tensión, polémica, y acusaciones no han faltado.

De alguna manera, la Copa del Mundo se disputa en dos canchas. Sin duda, en el césped, la alegría del fútbol y la pasión que genera opaca durante 90 (o más) minutos toda la incertidumbre que se vive de fondo. En la otra cancha, la de la vida real y ordinaria. 

En la que Qatar, no puede presumir de múltiples virtudes. Al contrario, es condenada por las violaciones recurrentes contra los derechos humanos. Las muertes de trabajadores en las obras previa al Mundial, y la discriminación contra la mujer y comunidad LGTBIQ+

El fútbol lo cura todo ¿O no? 

Seguramente te sentirás muy cercana la siguiente definición: «Es la estrategia por la cual algunos de los gobiernos que menos respetan los derechos humanos buscan limpiar su imagen dentro, pero sobre todo fuera de sus fronteras, a través de su vinculación con el deporte” -Amnistía Internacional 

¿Usar el sentimiento, en muchas ocasiones incondicional, para perdonar u olvidar lo que de otra manera resulta imperdonable? Si, bienvenidos a un ejemplo claro de sportswashing.

La Copa del Mundo se desarrolla en un país sin tradición futbolística. Cuyo deporte principal es la carrera de camellos. En una sede que requirió la inversión récord de 220.000.000 millones de dólares para cumplir con las exigencias de un Mundial.

Al ver el resultado, en cuanto a arquitectura se refiere, es hermoso. Sin embargo, sigue siendo un sintendido. Esto es Qatar.

Los muertos del Mundial 

Qatar, tal como otras monarquías del Golfo Pérsico, ha utilizado mano de obra migrante por años. Tras su elección como sede en 2010, la tendencia se intensificó. Con duras condiciones laborales, calor extremo y bajos salarios como ingredientes una receta del desastre, del dolor. 

El periódico británico The Guardian, declaró en 2021 que la cifra de trabajadores muertos en las obras del Mundial de Qatar podría ascender 6.500. Sin embargo, la cifra no pudo ser confirmada, puesto que el diario explicó que las actas de defunción, proporcionadas por cinco países del Sudeste asiático sobre las que se apoyó la investigación, no estaban clasificadas por profesión o lugar de trabajo.

Estadio Lusail en construcción, año 2019. ( GIUSEPPE CACACE / AFP)

Más allá de esta cifra, ¿Por qué no se pueden comprobar las muertes a través de otras fuentes? Por las deficiencias estadísticas de Qatar. Que rechazó el número categóricamente, situándolo entre 400 y 500 trabajadores fallecidos. Lo que demuestra que no manejan un reporte completo, no ofrecen una cifra exacta, no saben cuántas familias se quebraron en el camino. 

El mundial de la polémica

Brazalete ‘One Love’: Se trata de una campaña iniciada por Países Bajos en 2020, con el objetivo de expresar un mensaje de unidad y alzar la voz contra la discriminación. A la iniciativa se unieron otras selecciones europeas, que se comprometieron a usar el brazalete en todos los partidos oficiales de 2022, incluidos los duelos de Nations League y la Copa del Mundo. 

En Qatar, los capitanes de Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Suiza, Gales y Países Bajos se plantearon utilizarlo como muestra de solidaridad con la comunidad LGBTQ+ y para concienciar sobre la injusticia social en general. 

Brazzlete One Love (Photo by BRUNO FAHY / BELGA MAG / AFP)

La FIFA, alegando que se trataba de un gesto político, se apoyó en su prohibición de cualquier tipo de declaraciones políticas en las equipaciones, y expresó a través de un comunicado conjunto con el país anfitrión, que los capitanes que utilizaran el brazalete recibirían una amonestación. Recordemos, la homosexualidad está penada legalmente en Qatar.

Alemania se expresa: Como respuesta ante las amenazas de la FIFA en el caso de utilizar el brazalete One Love, los jugadores de la selección alemana se taparon la boca como forma de protesta en la fotografía obligatoria previa a su primer duelo frente a Japón. 

Alemania vs Japón (Alexander Hassenstein/Getty Images)

La Federación Alemana de Fútbol expresó en twitter después: «Los derechos humanos no son negociables…Prohibirnos llevar el brazalete es impedirnos hablar. Nuestra posición está clara». 

Irán: el fútbol como escenario para visibilizar su lucha

En protesta contra el maltrato a las mujeres, la selección Iraní se negó a cantar el himno en su partido debut contra Inglaterra.

Posteriormente, de acuerdo con información de CNN, los seleccionados de Carlos Queiroz fueron convocados a una reunión con miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán para advertirles de lo que podría suceder a sus familias si persistían en su protesta. Por lo que en su segundo duelo ante Gales, los jugadores si cantaron el himno. 

Selección de Irán durante el himmno nacional, Irán vs Inglaterra. (FADEL SENNA / AFP)

Un espontáneo retó a Qatar

Durante el encuentro Uruguay – Portugal de la Fase de Grupos, Mario Ferri, conocido por haber invadido otros partidos, interrumpió la acción en el Estadio Lusail con una bandera arcoíris en apoyo a la comunidad LGBTIQ+ en la que se leía “Paz”. Mostraba, además, un par de poderosos mensajes en su camiseta:

(PABLO PORCIUNCULA/AFP via Getty Images)

“Save Ukraine” (Salven a Ucrania) y “Respect for the iranian woman” (Respeto por las mujeres iraníes).

Ferri, fue sacado por la seguridad del Estadio y permaneció detenido por la policía de Qatar una comisaría hasta las 3 de la madrugada, cuando fue liberado. Según él mismo contó en redes sociales, su irrupción no le acarreó consecuencias legales. 

¿Por qué aceptar? 

El Mundial es un evento multicultural, 32 naciones, cientos de sentimientos, idiomas y tradiciones que de alguna manera, chocan, comparten y se unen en una misma pasión. Pasión que claramente, traspasa las fronteras y puede llegar hasta lugares insospechados, los gritos de gol colman cada rincón del planeta. 

¿Por qué cuestionar una cultura, por qué no abrirse para recibir sin prejuicios, lo que el otro tiene para ofrecer? No es precisamente eso la inclusión. Sí, pero cuando entra en el contexto la discriminación, las lágrimas de miles de familias que perdieron a sus pilares, y el deseo de trascender a cualquier costo. Cómo puedes pedir aceptación.

Ahora mismo, millones al rededor del mundo vibran con la alegría del fútbol, aún quedan goles por gritar, emociones que vivir y el 18 de Diciembre, mientras Copa del Mundo sea levantada, quizá el trasfondo oscuro pase desapercibido. 

Pero no podrá ser olvidado. El primer mundial en el mundo árabe, siempre será cuestionado ¿Lo suficiente como para hacer que el sistema cambie? Quizá nunca lo sabremos, pero algo es seguro, el fútbol no puede taparlo todo. 

También puedes leer: Mundial de Qatar 2022: calendario y horarios para Venezuela


Like it? Share with your friends!

Ana Valeria Reyes
Colaboradora en Hispanic Sports Media. El deporte se unió con mi pasión de contar historias, acompáñame en @valedeportes en instagram.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *