En el FTX Arena, el Miami Heat recibía a los actuales campeones de la NBA, los Golden State Warriors. Ambos equipos, Heat y Warriors, atraviesan un irregular arranque en sus temporadas, ostentando récords de 2-5 y 3-4 respectivamente. La victoria se la llevarían los locales, que igualaban su récord con el rival de turno, Golden State, por 116-109.

Lluvia de puntos y paridad en la primera mitad

El Miami Heat partió con la ventaja tras anotar 33 puntos en el primer parcial tras un comienzo super igualado donde ambos equipos estuvieron en un constante intercambio de puntos. Por Miami, Jimmy Butler, Max Strus y Duncan Robinson se combinaban para 18 puntos entre los tres en el primer cuarto, siendo Strus y Robinson elementos de la banca de Erik Spoelstra. Este último, Robinson, anotaría par de triples claves en el primer período para dar rumbo a lo que eran las cifras por aquellos momentos. Por los campeones, los Warriors, serían Stephen Curry y Andrew Wiggins, quienes a fuerza de triples, anotarían 16 puntos entre ambos para un total de 24 en el primer cuarto.

Gabe Vincent y Max Strus tuvieron un gran partido desde la banca.

Los Warriors le respondieron al Heat para igualar las acciones

Un mágico repunte en el segundo cuarto es lo que traerían los chicos de Steve Kerr, quienes se apoyarían más que todo en los hombros de Andrew Wiggins, que repetía dosis con 6 puntos en el segundo cuarto, acompañado de Klay Thompson, quien frotaba la lámpara y comenzaba a ver como sus tiros entraban poco a poco. Jimmy Butler daría la cara por el Miami Heat, anotando 7 puntos, al igual que Max Strus, y así intentando mantener con vida al Miami Heat, que veía como su ventaja se reducía a 2 puntos en contra al descanso: 56-58 a favor de los de San Francisco y al descanso.

Golden State encendía motores y Miami intentaba contenerlos

Los ´Splash Brothers´ se pondrían la capa de héroes e iniciarían su habitual show: el festival de triples. La pareja 4 veces campeona de la NBA se combinó para 19 puntos entre ambos en este tercer cuarto y así tomar el ritmo e iniciativa del partido, donde los dirigidos por Steve Kerr comenzaban a superar, no solo en puntos, sino también en ritmo de juego a un Miami Heat que se llenaba de errores y pérdidas de balones constantes. Por Miami, Max Strus anotaba 8 puntos para intentar mantener con vida a su equipo, apoyándose en 5 puntos del incansable e infalible, Jimmy Butler. Con un 86-94 nos íbamos al último período.

Stephen Curry fue una dura prueba para Kyle Lowry.

Reacción del Miami Heat en el último cuarto para hacer respetar la casa y llevarse la victoria

De partido flojo pero gran reacción, Kyle Lowry aparecería en este último período y junto a Duncan Robinson, anotarían 14 puntos, incluidos 4 triples entre ambos. Duncan Robinson redondeaba un gran día, o noche, convirtiendo varios triples en momentos importantes y, más que todo, liderando un intercambio de triples ante Stephen Curry hacia los finales del último cuarto cuando faltaban al menos un par de minutos para terminar el partido.

Jimmy Butler se mantendría al frente del ataque del Miami Heat, aumentando la ventaja con 9 segundos por jugar y dandole cifras que a la postre fueron definitivas para el partido donde el Miami Heat se imponía 116-109 a los actuales campeones, los Golden State Warriors. Por el Heat, Max Strus lideró a los suyos con 24 puntos anotados, seguidos de los 23 aportados por Jimmy Butler. Por la visita, Stephen Curry y Andrew Wiggins lideraron el casillero de puntos de los Warriors con 23 y 21 puntos respectivamente.

Jimmy Butler se mantiene como el gran líder del Miami Heat.

El Miami Heat se mantendrá en casa para recibir mañana a los Sacramento Kings y los Golden State Warriors viajarán a Orlando para jugar el jueves ante el Magic.


Like it? Share with your friends!

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *