El mundial del 2010 definitivamente marcó la historia como uno de los más emocionantes, sobre todo para España; en donde La Furia Roja, conformada por la generación dorada, tocó por primera vez con sus propias manos la copa del mundo, guiados por el míster, Vicente del Bosque.

Una selección que, si se desglosa a los jugadores que han pasado por allí, parecería casi imposible que tantos jugadores con tal nivel hayan conformado un equipo que padeció en cada intento de ganar la copa del mundo. Es por eso, que la selección que levantó la copa en Sudáfrica quedará en los corazones de los españoles y sus aficionados por siempre.

A pesar de que el equipo a cargo de Del Bosque no haya empezado de la mejor manera, La Furia Roja se abrió paso, poco a poco, hasta llegar a la final y regalarle el triunfo a su país.

Los elegidos Del Bosque

Si es cierto que ganar un mundial no es nada fácil, y por más que hayan favoritos o probabilidades más altas para unos que otros, nunca se sabe a ciencia cierta quién terminará proclamándose ganador de la competición con más prestigio en el mundo del fútbol. Pero, dada la convocatoria en la selección en España, no fue sorpresa para nadie que llegaran a la victoria. Conformada por jugadores que, en ese entonces, formaban parte de algunos de los mejores clubes del mundo; la generación de oro. Para Sudáfrica en 2010, la convocatoria de Vicente del Bosque fue la siguiente:

Delanteros: Fernando Torres (Liverpool FC), David Villa (Valencia CF), Jesús Navas (Sevilla FC SAD), Juan Manuel Mata (Valencia CF, SAD), Pedro Rodríguez (FC Barcelona) y Fernando Llorente (Athletic Club)

Defensas: Carles Puyol (FC Barcelona), Sergio Ramos (Real Madrid), Gerard Pique (FC Barcelona), Raúl Albiol (Real Madrid CF), Álvaro Arbeloa (Real Madrid CF), Joan Capdevila (Villarreal CF, SAD) y Carlos Marchena (Valencia CF, SAD)

Centrocampistas: Andrés Iniesta (FC Barcelona), Xabier Alonso (Real Madrid CF), Sergio Busquets (FC Barcelona), Xavier Hernández (FC Barcelona), Javier Martínez (Athletic Club), ‘Cesc’ Fábregas (Arsenal FC) y David Jiménez Silva (Valencia CF)

Porteros: Iker Casillas (Real Madrid CF), José Manuel Reina (Liverpool) y Víctor Valdés (FC Barcelona)

España pierde la primera batalla, para ganar la guerra

Irónicamente, los campeones del mundo de 2010 padecieron su primera y única derrota ante Suiza. En un partido que, la mayor parte fue dominada por España, un pequeño descuido dejó a los suizos anotar el único gol del partido y reclamar victoria en el encuentro. Siendo una derrota el resultado del primer partido, el descontento sobre Vicente del Bosque por parte de la afición española se hizo notar al instante, cuestionándose desde el mero principio si Del Bosque había sido la mejor opción para una selección con sed de ganar su primera copa del mundo.

Poco después, se demostraría lo contrario. En su siguiente partido ante Honduras, la selección española brillaría gracias a David Villa, quien marcó un doblete devolviendo así la esperanza a todo un país que confiaba en ellos para pavimentar un camino hacia la final.

Luego, tras enfrentarse con Honduras, un oponente difícil de roer se les apareció en el camino; Chile. Aunque La Roja de Chile les haya hecho el camino cuesta arriba a España, Villa junto a Iniesta dan el empujón hacia adelante que necesitaban; ganando el partido 2-1 contra la selección chilena. Otra vez, echando leña al fuego de la ilusión y sobre todo, clasificándose como primeros en el grupo.

En la recta final hacia el triunfo

La Furia Roja se vio en una encrucijada al encontrarse frente a Portugal, un equipo compacto que además contaba, en aquel entonces, con un joven Cristiano Ronaldo dispuesto a comerse al mundo. Pero al final, la suerte se inclinó del lado de España, o de Fernando Llorente, mejor dicho, quien fue el autor del único gol del partido, sembrando en sus compañeros y, a su vez, en su país, el sentimiento que cualquier aficionado al fútbol quiere sentir por su selección.

Romper la maldición ante Paraguay fue sólo el comienzo de aquel arduo partido, en donde la selección española de Del Bosque se vio seriamente presionada y acorralada, casi destinados a la derrota. Pero un escurridizo gol de Villa y una parada espectacular de Casillas de un penalti por parte de los paraguayos salvaría el día.

«Somos campeones de Europa y la gente no es tonta. Vienen a presionarnos arriba y muerden como lobos. ¿Vio a los paraguayos? Ni un metro ni un segundo. Estamos encontrando espacios donde no los hay. No puedo girar (…) Es pared, pared, pared o estás muerto. Nos aprietan mucho. Si controlas, te la quitan porque te aparecen dos. No tengo tiempo de pensar desde que empezó el Mundial.»

Xavi Hernández.

No obstante, lo peor aún no había terminado. Faltaba el encuentro con Alemania, una selección que hacía temblar a cualquiera sobre el campo; además, de venir con ganas extras de ganarle a aquellos que le arrebataron la victoria en la final de la Eurocopa de 2008. Un partido complicado, sin duda alguna, en donde la selección española dio lo mejor de sí, con esto último dándoles lo que buscaban; la victoria. Un cabezazo de Puyol puso fin a los sueños de los alemanes con un 1-0.

España se corona como la campeona del mundo

Llega el día, un 11 de julio de 2010. Pasa a ser el día más importante para la selección española de Del Bosque, el día en donde demostrarían que todo por lo que han luchado hasta ahora había valido la pena. Cada lágrima, cada grito, cada alegría. Todo eso se resumía en una tarde de verano.

Definitivamente, un partido que hizo al globo terráqueo aguantar su respiración por 90 minutos enteros—y un poco más—hasta finalmente, marcar en el reloj el minuto 116. El número 116 quedaría grabado en la mente de todos los españoles. La prórroga se abre camino en un partido de por sí largo y exhaustivo, en donde los dos equipos que habían demostrado ser mejores que el resto peleaban por el título más importante de sus vidas, entregando todo e incluso más, de sí mismos. Andrés Iniesta, habilitado, recibe el balón de Fábregas, y depositando toda su fe en aquel balón que tenía entre sus pies, un derechazo fue suficiente para enviarlo al fondo de la portería, chocando con la red.

El momento más eufórico del mundial de 2010. Ni ellos mismos lo podían creer. España se había posicionado ante los holandeses, al menos dentro del campo, como los campeones del mundo. Esa noche, Casillas alza la copa del mundo como si fuese a alcanzar el cielo, acompañado de sus compañeros y además, de su país entero. La selección española pasó a la historia al ganar su primera copa del mundo.


Like it? Share with your friends!

Valentina Ricci
De Valencia a Valencia. Venezolana de 24 años amante del fútbol que vive en España.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *