Gonzalo Higuaín, así como nunca olvidará las jornadas de gloria con Argentina y los clubes en los que militó, tampoco sacará de su corazón aquella tarde del Maracaná, en la que no pudo aprovechar las ocasiones que tuvo para marcarle a Alemania.

Aquella fecha maldita para Higuaín y la selección albiceleste, el 13 de julio de 2014, quedó para la posteridad.

Gonzalo Higuaín en la final de Brasil 2014
Gonzalo Higuaín en la final de Brasil 2014

Y los fanáticos argentinos, excesivamente dulces con el vencedor, excesivamente agrios con el derrotado, se encargarán de recordárselo una, otra y otra vez.

El delantero de 34 años dijo adiós a su carrera en el fútbol activo, en una conferencia de prensa este lunes. Al terminar la campaña 2022 con Inter Miami, colgará los botines.

Ya se sentía más tranquilo, en un ambiente poco explosivo como es el de la MLS. En las cálidas tierras floridianas Higuaín podía enfocarse en lo suyo: jugar. Sin estar pendiente de los memes, ni de las puteadas, ni de las críticas.

Gonzalo Higuaín en la final de Brasil 2014
Gonzalo Higuaín en la final de Brasil 2014

La presión en Estados Unidos era mucho menor, comparado el clima con el de Madrid cuando fichó por el Real, Nápoles cuando se unió al Napoli o Torino cuando militó en la Juventus. Ni qué decir en cada presentación con Argentina, sobre todo después de aquella fatídica tarde de julio de 2014 en Río de Janeiro.

Objetivamente, se va un delantero letal, con más de 350 goles a nivel de clubes y 31 tantos con la selección, con la que debutó en 2009 y de la que actualmente es el quinto mejor goleador. Un 9 con una capacidad física enorme, que sabía dónde estar ubicado para dar el puntillazo definitivo.

Los números le favorecen.

Pero aquella maldita tarde de samba lo “mató”.

Una carrera de extremo a extremo

Surgió de River Plate para fichar por Real Madrid en 2007: con los merengues marcó 121 goles en siete temporadas, por todas las competiciones.

Con Napoli rompió el récord del legendario Gunnar Nordahl, que en 1949-50 anotó 35 goles en la Serie A con Milan. “Pipita” metió 36 tantos en la 2015-16, ganándose el corazón del frenético fanático napolitano.

Gonzalo Higuaín con Real Madrid
Gonzalo Higuaín con Real Madrid

Pero esa misma pasión trocó en odio, cuando Higuaín fichó por la Juventus en 2016-17, pagando 90 millones de euros, todo un caudal. Respondió con creces en las dos primeras temporadas, en las que marcó 32 y 23 goles por todos los torneos, pero ya para la tercera, con problemas físicos, el nivel bajó ostensiblemente.

Gonzalo Higuaín con el Napoli
Gonzalo Higuaín con el Napoli

El epílogo de su carrera lo llevó del Milan al Chelsea, cerrando en el Inter Miami de David Beckham en Estados Unidos.

Las palabras de despedida de Gonzalo Higuaín

“Llegó el día de dejar el fútbol”, dijo el argentino este lunes, en una conferencia de prensa donde no faltaron las lágrimas y los recuerdos. “La decisión fue tomada hace tres, cuatro meses, cuando se la comuniqué al club. Llegamos a un acuerdo, pero yo ya venía pensándolo hace años”.

“Cuando vine acá a Miami, vine por el placer de disfrutar del fútbol, de mi familia, de mi hermano. La gente de acá me hizo volver a disfrutar del fútbol. Este año estoy pasando los mejores momentos de mi carrera”.

“Es el momento de decir basta. Es el momento de empezar otras aventuras”.


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo - @kikoperozo
Maracaibo, Venezuela (1984). Experiodista de @diariopanorama, excolaborador de @mundodeportivo, votante de Venezuela para el premio The Best - Fifa. Administrador de @lahistoria200 y @lgmundiales

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *