Si hoy Brasil y Argentina son las potencias sudamericanas en el primer orden mundial, Uruguay abrió las puertas. En los años 20, ya la Celeste sabía lo que era la gloria en Copa América y Juegos Olímpicos.

El Mundial de 1930, celebrado en Montevideo, se convertiría en la consolidación de la leyenda de la garra charrúa.

Uruguay en los Juegos Olímpicos de 1928
Uruguay en los Juegos Olímpicos de 1928

La Celeste comenzó su transitar como selección alzando tres de las primeras cuatro ediciones de Copa América, incluyendo la del debut, en 1916.

Pero todo quedaba aún en un tema regional. Entre los efectos de la Primera Guerra Mundial y las dificultades en los traslados, los proyectos intercontinentales eran quimeras.

Uruguay en los Juegos Olímpicos de París 1924

Solo en los Juegos Olímpicos se podían ver competiciones entre europeos y sudamericanos, y apenas en la edición de París 1924 participó el primer equipo de nuestra zona: Uruguay.

En su palmarés, el combinado oriental ya contaba con cuatro Copas América (1916, 1917, 1920 y 1923). Pero en Europa era desconocido, y esto lo aprovechó para mostrar toda su magia y sorprender a los locales.

José Leandro Andrade
José Leandro Andrade

Nombres como los de Pedro Cea, Pedro Petrone, José Leandro Andrade, Héctor Scarone y José Nasazzi deslumbraron a los europeos. El equipo celeste dejó en el camino 7-0 a Yugoslavia, 3-0 a Estados Unidos, 5-1 a Francia y 2-1 a Países Bajos.

En la final de París, con goles de Petrone, Cea y Ángel Romano, Uruguay derrotó 3-0 a Suiza y conquistó sus primeros Juegos Olímpicos. Era el primer paso mundial para el equipo del pequeño país del Río de la Plata.

La final en el estadio Colombes se disputó el 9 de junio de 1924: la Conmebol designó como Día del Fútbol Sudamericano esa fecha.

“La camiseta celeste”, cuenta Eduardo Galeano en El fútbol a sol y sombra, “era la prueba de la existencia de la nación. El Uruguay no era un error, el fútbol había arrancado a este minúsculo país de las sombras del anonimato mundial”.

Asado de los campeones en París
Asado de los campeones en París

En otro aparte, el legendario escritor uruguayo explica: “Ocurrió algo así como el segundo descubrimiento de América. Partido tras partido, la multitud se agolpaba para ver a aquellos hombres escurridizos como ardillas, que jugaban al ajedrez con la pelota. La escuela inglesa había impuesto el pase largo y la pelota alta, pero estos hijos desconocidos, engendrados en la remota América, no repetían al padre. Ellos preferían inventar un fútbol de pelota cortita y al pie, con relampagueantes cambios de ritmo y fintas a la carrera”.

Segunda medalla de oro: Amsterdam 1928

Los Juegos de Amsterdam 1928 siguieron en la línea evolutiva de la presencia sudamericana en los torneos mundiales. Chile y Argentina se unieron a Uruguay en la competición, ampliando la lista.

Y la Celeste no dejaba espacios: ganó 2-0 a Países Bajos, 4-1 a Alemania y 3-2 a Italia.

Uruguay ante Países Bajos en los Olímpicos del 28
Uruguay ante Países Bajos en los Olímpicos del 28

En la final se reunieron Uruguay y Argentina, los dos grandes equipos del Río de la Plata. Terminaron empatados a uno (goles de Pedro Petrone y Manuel Ferreira), y tuvieron que jugar un partido extra.

Allí dominó el cuadro oriental 2-1, gracias a las dianas de Héctor Scarone y Roberto Figueroa: por la Albiceleste marcó Luis Monti, que sería campeón mundial con Italia en 1934.

La Celeste conquista el Mundial de 1930

La FIFA, que ayudó a organizar los Olímpicos del 24 y el 28, quiso impulsar su torneo propio, instaurando desde 1930 el Campeonato Mundial de Fútbol. La primera edición se disputó en Uruguay, y la Celeste mantuvo el hilo ganador de la época.

El cuadro local batió 1-0 a Perú y 4-0 a Rumania en la primera ronda, deshaciéndose en semifinales de Yugoslavia por 6-1. Se repetiría la final de Amsterdam 1928: Uruguay contra Argentina.

La selección uruguaya campeona del Mundial de 1930
La selección uruguaya campeona del Mundial de 1930

Nada cambió: la Celeste arrasó con su vecina 4-2, con goles de Pablo Dorado, Pedro cea, Victoriano Santos Iriarte y Héctor “El Manco” Castro. Carlos Peucelle y Guillermo “El Filtrador” Stábile anotaron por la Albiceleste.

La garra charrúa dictaba clases, consagrándose como el primer campeón de la Copa Mundial de la FIFA.

Uruguay festeja el título de 1930
Uruguay festeja el título de 1930

Cuatro años más tarde, la Celeste no defendería su título. ¿La razón? Por mero orgullo. Como Italia no quiso viajar al Mundial de 1930, Uruguay no asistió a la edición de Italia 1934. Así se perdía la oportunidad de extender aún más el dominio planetario de los charrúas.

Uruguay ganaría su segundo y último mundial en Brasil 1950, el glorioso Maracanazo ante la selección local. Era el fin de una época brillante para la Celeste, que hasta Sudáfrica 2010 no volvería a las semifinales de un torneo de esa índole.


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo - @kikoperozo
Maracaibo, Venezuela (1984). Experiodista de @diariopanorama, excolaborador de @mundodeportivo, votante de Venezuela para el premio The Best - Fifa. Administrador de @lahistoria200 y @lgmundiales

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.