Una de las reflexiones de la reciente consagración de los Golden State Warriors es que la franquicia protagonizó una de las reconstrucciones más rápidas y ganadoras de la historia de la NBA.

Pero para seguir ganando, hay que seguir reconstruyendo.

Gary Payton II, Andre Iguodala, Kevon Looney, Otto Porter Jr., Nemanja Bjelica, Damion Lee y Chris Chiozza serán agentes libres sin restricciones tras el final de la temporada.

Solo Juan Toscano-Anderson y Quinndary Weatherspoon serán agentes libres restringidos, es decir, que Golden State podrá igualar cualquier oferta que reciban durante la agencia libre. Todos expresaron su deseo de permanecer en los Warriors para contribuir en la búsqueda del bicampeonato.

Aún está por verse si los Warriors pueden o no retener a todos estos jugadores. Ya son los que más gastan en la liga, pero en contra de ese deseo pueden estar los planes de esa franquicia, por cierto, la que más gasta en la NBA.

Las cifras económicas de los Golden State Warriors

De acuerdo con un informe de ESPN, después de gastar un salario récord de la liga de $350 millones, incluyendo el impuesto de lujo, la nómina del equipo podría llegar a más de $400 millones en las campañas 2022-23 y 2023-24.

Para tener una idea de la magnitud de esta cifira, los Warriors pagaron más en salarios e impuestos de lujo que Memphis Grizzlies, Orlando Magic y Oklahoma City Thunder combinados esta temporada.

En cinco de las últimas siete temporadas, el gerente general Bob Myers y el grupo propietario encabezado por Joe Lacob han pagado $338 millones en multas por impuestos de lujo, la mayor cantidad de cualquier equipo en ese período.

Draymond Green y Bob Myers.

Los Warriors tienen $173.6 millones en salario comprometido, $24.6 millones por encima del umbral de impuestos antes de que comience la agencia libre, con Stephen Curry, Klay Thompson, Andrew Wiggins, Jordan Poole y Draymond Green bajo contrato.

Los escenarios

Por ejemplo, si Payton II y Looney regresan con un salario de 6 millones de dólares por año y el roster restante se completa con su pick 28 de primera ronda y otras dos selecciones de segunda del Draft 2022, con otros jugadores con el mínimo de veteranos, se proyecta que Golden State Warriors gaste $390 millones en multas salariales y fiscales.

Kevon Looney.

Ese número aumenta a $430 millones si usan su excepción de nivel medio de impuestos de $6.4 millones en un jugador como Porter Jr., una medida que fue pasada por alto en 2021 para completar el roster con jugadores con el mínimo de veteranos.

Otro escenario haría que los Warriors gasten unos 90 millones de dólares menos que el anterior, olvidándose de Kevon Looney y reemplazándolo por un saludable James Wiseman, además de darle mayor importancia en el roster a las selecciones de lotería del año pasado, Jonathan Kuminga y Moses Moody.

James Wiseman.

En todos los panoramas, a la dirigencia de Golden State le va a tocar volver a sacar la chequera para pagar más multas por impuestos de lujo y salarios. Eso, si efectivamente aspiran a mantener la mayor cantidad de nombres que fueron campeones este año y que desean repetir la hazaña en 2023.


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero - @guy_acurero
Periodista venezolano. Redactor de #NFL, #NBA y fútbol en Hispanic Sports Media. Antes en Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *