Una noche legendaria, memorable, de esas llenas de validación y que consagra aún más a Steph Curry.

El base de Golden State anotó 43 puntos y 10 rebotes para darle una victoria muy necesaria para las aspiraciones de los ‘Dubs’ de sumar otro campeonato.

Se convierte junto a Michael Jordan y LeBron James, como los únicos jugadores de 34 años o mayores en anotar 40+ puntos en un juego de las NBA Finals.

Los Warriors siguen invictos tras perder un partido en estos playoffs y mueven su récord a 6-0 tras una derrota, mientras que Boston también mantiene ese invicto y está 7-0 tras perder un partido

Un ambiente tremendo

Un TD Garden a reventar (la entrada más económica estaba en los $1,000USD), con unos 19.196 espectadores que crearon un ambiente hostil para Golden State, abucheando constantemente a Steph, Draymond Green y Klay Thompson.

Parecía que la mesa estaba servida para una victoria de los Celtics. Así lo decíamos en nuestros en vivos y contenidos previos al partido. Boston tenía un envión anímico importante tras esa primera victoria en casa, el nivel mostrado de parte de sus tres mosqueteros principales: Jayson Tatum, Jaylen Brown y Marcus Smart y el esquema defensivo había funcionado muy bien en ese tercer juego.

Aunado al dato no menor de la lesión que sostiene Steph Curry en su tobillo, de la cual fue categórico y dijo que sin duda iba a jugar en el juego 4.

Todos estos componentes creaban un escenario perfecto para que Boston tomara aún más control sobre la serie. Sin embargo, el Chef Curry tenía otros planes.

También puedes leer: La Campaña Admirable de la Vinotinto en el Maurice Revello

El partido más cerrado de la serie

Boston comenzó agresivo y tomó control desde el inicio, pero Golden State respondió y se mantuvo a la persecución hasta el tercer cuarto. En donde finalizaron con parcial de 30-24.

Entrando al último cuarto, Golden State se encontraba arriba por un punto 79-78, tras 14 puntos de Steph en ese tercer cuarto y cerraría una noche magistral con 10 tantos adicionales en el último parcial para poner cifras definitivas y ganar un juego 4 crucial 107-97 en Boston.

Mientras Steph anotaba 24 puntos en la segunda mitad, Brown, Tatum y Smart se combinaban para 29 entre los tres. Un cierre durísimo para los Celtics que fallaron cinco triples en seis intentos desde el minuto 4:16, siendo Al Horford el único que anotó.

Impresiones finales

Para una versión más larga te invito a que veas nuestro resumen del encuentro en el canal de YouTube y si no te has suscrito, pues aprovecha esta oportunidad.

Steve Kerr mejoró el aspecto defensivo, los Warriors mejoraron sus posesiones para generar tiros de mayor calidad y eso terminó siendo clave, aún sin la participación ofensiva de un Draymond Green que sigue pasando por un momento duro en estas finales.

Boston no tuvo un mal partido, pero al no tener un cerrador designado (a veces es Tatum, a veces Jaylen, a veces es Smart) en ese último cuarto pecaron de compartir demasiado el balón y abusaron del tiro de tres, ineficacias en la ejecución le dieron la oportunidad a los Warriors de seguirse despegando en el marcador.

La diferencia fue Steph

El diferenciador esta noche fue Curry, que tuvo su mejor partido en las finales en lo que va de su carrera. No fue el mejor en cantidad de puntos, había anotado 47 en el Juego 3 de las finales del 2019 contra Toronto.

Pero este sin duda, es el más memorable. Steph fue el alma de estos Warriors que estaban contra la espada y la pared, porque abandonar Boston con una desventaja 3-1 en la serie hubiese sido kamikaze.

Esta es la trigésima primera vez que las NBA Finals han estado empatadas 2-2. En las 30 veces anteriores, el equipo que gana el Juego 5 ha ganado la serie en un 73.3% de las veces (22-8).

A Ime Udoka le toca ajustar varios puntos:

El primero es la penetración, constantemente vimos a los Celtics ejecutar penetraciones para sacar el balón afuera, y mientras esta estrategia les ha funcionado, también han abusado de no aprovechar canastas fáciles cuando hay poca presencia en la pintura.

La defensa a Steph, aún estando tocado físicamente, el base de los Warriors pudo solventar su marcación y seguir consiguiendo espacios para lanzar de tres, anotó siete triples anoche. Ojo, también aprovechó la penetración y lanzó 9 libres de los cuales encestó 8.

Involucrar más a sus bigs en ataque, Horford y Rob Williams han estado discretos en anotación ofensiva. Necesitan involucrarse más para generar mayores espacios en el perímetro.

El juego 5 será el lunes en San Francisco.


Like it? Share with your friends!

Nelson Pérez Esis
Melómano, tenista y periodista. Director de Contenido y Partner de Hispanic Sports Media - @elnelsonperez

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.