Con una impresionante labor colectiva, los Boston Celtics se llevaron la victoria anoche 116-100 ante los Golden State Warriors en el TD Garden de Boston.

En un ambiente espectacular y con cánticos de «Draymond Sucks», «Defense» y «MVP» para con Jayson Tatum, el equipo de Ime Udoka ejecutó su plan a la perfección comandando las acciones desde el inicio.

Jaylen Brown con 22 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias en la primera mitad fue clave para encender esa primera chispa, luego Tatum y Marcus Smart fueron los encargados de cerrar las acciones.

Los Celtics embalados desde el tip-off

La sensación desde el inicio fue que había un equipo que quería más la victoria que otro. Suena raro en unas Finales, pero la verdad es que el cuadro de Steve Kerr comenzó muy lento y permitió que los Celtics se montaran encima con una ventaja tempranera.

Los Warriors con una ofensiva muy estática y poca participación de Green, Poole, Looney y compañía, sólo contaron con aportaciones ofensivas de Steph Curry y Klay Thompson.

Boston se marcharía con ventaja de 14 puntos al descanso.

Despertar de Warriors

Sin embargo, sabemos que Golden State es un equipo de terceros cuartos. Y gracias a un parcial de 8-0, y triples de Steph y Wiggins, lograron cortar el déficit a cuatro puntos para el último cuarto.

Logrando en el medio de ese proceso, obtener su primera ventaja del partido a dos minutos del final del tercer periodo, los Dubs se colocaban arriba en el marcador 83-82.

Pero un triple de Smart devolvería la ventaja para Boston y no la soltarián más.

En esos últimos minutos del tercer cuarto, la presencia de Grant Williams terminó siendo determinante para Boston. El gran defensor no ha tenido su mejor serie ofensiva, pero mostró galones y anotó 10 puntos claves, con un triple importante para extender la ventaja de los Celtics entrando al último cuarto.

Otro Williams que tuvo una gran noche fue Robert Williams.

El centro que no se encuentra a plenitud físicamente, ayer lució como su mejor versión de la temporada regular, logrando cerrar la pintura para Golden State que no encontraba forma de hacer canastas fáciles.

Aquí es donde a Kerr le tocará buscar soluciones con miras a ese juego 4 que se supone crucial ante la inminente vuelta a California.

También puedes leer: Steph Curry y una misión: sellar su legado con otro anillo y un Finals MVP

Un ambiente hermoso en el TD Garden

Más allá de las declaraciones de Klay diciendo irónicamente que tienen mucha clase los fanáticos de Boston (por la cantidad de malas palabras usadas desde el público), el ambiente del TD Garden es algo que se tiene que presenciar una vez en la vida, pero sin duda en playoffs.

El estadio hacía erupción cada vez que los Celtics convertían una canasta, y ni hablar de un defensive stop, volcada o una jugada de 2+1. También estuvo repleto de estrellas, con Nelly como entretenimiento de medio tiempo, y leyendas como Paul Pierce y Bill Walton.

¿Cómo queda el panorama para el Juego 4?

Comencemos con algunos datos importantes:

El equipo que gana el juego 3 en una serie 1-1 en las Finales de la NBA ha ganado la serie en un 82.1% de las veces (32-7).

Equipos que han tomado ventaja de 2-1 han ganado la serie 80.3% de las veces (49-12).

Con la victoria en el Juego 3, los Celtics mejoran su récord a 7-0 tras una derrota en estos Playoffs de la NBA 2022. Los Warriors tampoco han perdido juegos consecutivos en esta postemporada; están 5-0 después de una derrota, incluyendo la victoria en el Juego 2 de las Finales.

La mesa está servida y esta serie está sumamente igualada, juego 4 será mañana viernes en el TD Garden a las 9pm hora del este.


Like it? Share with your friends!

Nelson Pérez Esis
Melómano, tenista y periodista. Director de Contenido y Partner de Hispanic Sports Media - @elnelsonperez

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.