El griego completó una sólida semana en el principado para ganar el segundo Masters 1000 de su carrera y la octava corona de su carrera en la ATP. Fue victoria por 6-3 y 7-6 ante el español Davidovich Fokina, quien fue la revelación del torneo. Tsitsipas comienza con el pie derecho la gira en polvo de ladrillo y a punta a seguir cosechando cosas importantes.

Tsitsipas celebrando el triunfo en el Maters 1000 de Monte-Carlo.

Sólido desempeño de Tsitsipas

Para nadie es sorpresa que Tsitsipas se siente cómodo en polvo de ladrillo. Lo demostró el año pasado cuando ganó en Monte-Carlo y luego estuvo a un set de conquistar el Roland Garros, un sueño que Djokovic se lo frustró con una gran remontada. Este año finalmente llegó la época que más disfruta el «rayo» y no decepcionó. Debutó con sólido 6-3 y 6-0 contra Fognini y ya dejaba un teaser de lo que venía a hacer en el principado.

Luego dejó al serbio Laslo Djere en octavos de final, otra vez ganando por dos sets. Su piedra en el zapato fue el argentino Schwartzman, quien lo llevó al límite y obligó a que Tsitsipas sacara su mejor versión para seguir soñando con repetir el título. Así fue y se impuso al «Peque» en tres sets. Llegaba el turno de enfrentar a Zverev en semifinales, el rival más fuerte del cuadro. Pero si en cuartos de final tuvo altibajos, contra el alemán fue todo lo contrario.

Dominó por completo a Zverev, con 58 puntos ganadores y un porcentaje de puntos ganados con el primer servicio del 75%. El «Rayo» volaba sobre la Court Rainier III. Con un contundente 6-4 y 6-2, Tsitsipas avanzaba a su decimoctava final en el tour, donde tenía récord de 7-11.

Bicampeón inusual

En la final se enfrentó a Davidovich Fokina, un rival que no le puso las cosas fáciles a Tsitsipas. Un encuentro disputado que el griego resolvió en dos sets, pero que sobre el polvo de ladrillo no fue un paseo para él. El esfuerzo físico de la semana ya empezaba a notarse y lo certificaba el vendaje en el muslo de su pierna derecha.

Aún así, Tsitsipas demostró por qué es de los mejores del mundo en polvo de ladrillo y con un 6-4 y 7-6, venció al español y volvió a gritar campeón en Monte-Carlo. Su octavo título de la ATP y segundo de Masters 1000, los dos en el mismo torneo. Pero hay algo de lo que el griego debe estar muy orgulloso y es llamarse bicampeón en la era del «Big Four«.

Las cosas no estaban yendo bien en cierto punto, pero logré mantener la compostura para terminar el partido. Estoy muy orgulloso de la confianza que tuve en mi juego. A veces dudas de ti mismo, pero es siempre importante mantener la cabeza alta.

Tsitsipas sobre su juego.

Por primera vez desde el 2003, un tenista por fuera del «Big Four» gana dos Masters 1000 de forma consecutiva. El anterior había sido el español Juan Carlos Ferrero, quien también lo hizo en Mónaco. Tsitsipas está en un momento dulce y tiene como siguiente objetivo Barcelona, donde ya ha llegado a dos finales y espera que la tercera sea la vencida para él.

Títulos de Tsitsipas en su carrera

  • ATP Masters 1000 de Monte Carlo (2022)
  • ATP 250 de Lyon (2021)
  • ATP Masters 1000 de Monte-Carlo (2021)
  • ATP Marsella (2020)
  • ATP Finals (2019)
  • ATP 250 de Estoril (2019)
  • ATP 250 de Marsella (2019)
  • ATP 250 de Estocolmo (2018)


Like it? Share with your friends!

Juan Sarcos

Colaborador en Hispanic Sports Media. @juansarcos_1996 en Instagram.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *