Loading...

Ha pasado mucho tiempo desde que Ferrari fue verdaderamente un contendor para un campeonato de Fórmula Uno. Los últimos años para el equipo del «Cavallino» han sido tormentosos, con escasez de victorias y pocos podios alcanzados. Sin embargo, se perfilan de una manera diferente para esta zafra.

La dupla de Charles Leclerc y Carlos Sainz Jr. combina juventud, experiencia y talento de sobra, siendo el complemento para una escuadra que cuenta con los recursos necesarios para pelear por los puntos gordos del mundial.

Los que les vimos hacer durante la pretemporada en España y Bahréin ha llamado la atención de propios y extraños, puesto que lo mostrado en pista da indicios de que en verdad ganaron terreno y se acercaron a territorio de Mercedes y Red Bull, los equipos que han dominado en la era reciente de la máxima categoría.

Al menos durante los entrenamientos, Ferrari pudo responder dos preguntas clave: la velocidad y la fiabilidad. Fueron de los equipos más rápidos y de mayor recorrido en las pistas de Cataluña y Sakhir. Esa solidez es la que le da esperanza a sus fieles seguidores.

Mattia Binotto, el team principal, declaró en reiteradas ocasiones que no se sienten como favoritos para luchar por victorias. Es una práctica común entre los equipos de la parta alta de la tabla, alivia un poco la presión que hay alrededor. Carlos Sainz Jr., su piloto con mejor actuación en 2021, admitió «no tener idea» de cuán competitivos son.

Si bien el cambio en las regulaciones fue drásticos, las unidades de potencia se mantienen igual a la campaña anterior. Es ahí donde surge la duda que rodea a los italianos y es precisamente donde Mercedes y Red Bull tienen su gran fortaleza.

Cautelosos, pero peligrosos

Loading...

Es posible que no hayan enseñado todo en las pruebas invernales. La información que pudieron obtener fue valiosa y eso se los dio el tiempo recorrido en pista. Tanto Leclerc como Sainz Jr. parecen haber alcanzado un punto alto de madurez que es necesario para sobrellevar la presión y estar a la altura del compromiso.

El entendimiento de ambos será vital para el desarrollo del monoplaza a lo largo de la contienda. Al menos los pasos más importantes ya los dieron en el emsamble del auto, ahora falta ver si pueden ser consistentes.

Desviaron un poco la atención al poner la pelota en el lado de sus grandes rivales, llevando la situación con cautela. Sin embargo, no se puede negar que el producto que salió de la fábrica es sólido y con grandes posibilidades de sumar más podios.

Ferrari, en deuda con la afición

Kimi Räikkönen sigue siendo el último hombre que llevó gloria al equipo rojo. El más reciente campeonato de constructores llegó en 2008, el año en el que Lewis Hamilton ganó su primer título. Llevá seis después de ese. Desde 2019 no consiguen una victoria y hay que remontarse hasta el 2012 para encontrar cuando fue que pelearon por la corona hasta la fecha final de la temporada.

Sí, lo escrito en el párrafo anterior son hechos. Unos que duelen en el corazón de los ‘tifosi’ y en el de quienes sienten el color escarlata.

La presión que han sentido en Maranello no se debe solo a la superioridad de Mercedes, Red Bull o incluso McLaren en algunas ocasiones. También es cierto que el ver cómo se les ha ido de las manos la posibilidad de pelear de cerca ha ocasionado algunos quiebres internos. Se les ha visto probar lo mismo una y otra vez, pero no pueden esperar un resultado diferente mientras sigan repitiendo patrones. La cara que muestran, al menos horas antes de apagarse las luces del semáforo, son un indicativo de que el rumbo ha cambiado para bien.

Loading...

Like it? Share with your friends!

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.