Loading...

No, no tenía que hacerlo. Cargando con el dolor, los pronósticos en contra, y 4 cirugías más de rodilla, Juan Martín del Potro no tenía ninguna deuda que saldar. Literalmente, había dejado todo de sí en la pista, pero lo hizo. Una vez más, y a todo costo, resurgió de las cenizas, como solo él está acostumbrado a hacerlo.

Después de cuatro cirugías de rodilla y casi mil días fuera del circuito, Delpo retornó y se despidió del tenis profesional en el Abierto de Buenos Aires, cediendo 6-1 y 6-3 ante Federico Delbonis en uno de los partidos mas emotivos de su carrera.

Rodeado de amor, bajo una atmósfera extasiada que le miraba con admiración, respeto y sumo orgullo, Juan Martín dio sus últimos golpes como profesional. En casa, con toda Argentina rendida a sus pies, llorando a su lado en el último game. Cuando todos sabían que estaba a punto de terminar algo grande, tan grande que nunca podrá ser borrado.

Como la vida misma

Ninguna gloria se alcanza sin sacrificios. No hay modo de ver y vivir la vida sin sus grises. Por momentos, todos veremos todos sus tonos, claros u oscuros. Con Juan Martín, se volvió costumbre escuchar el “que habría pasado sí…” Si su cuerpo le hubiese seguido el ritmo a su coraje, talento y pasión.

Con todo y contra todo, incluso luchando contra sí mismo, Delpo demostró que la gloria no está demasiado lejos, si no a la distancia de su determinación. Así nos enseñó una y otra vez, que a pesar del dolor, las caídas y los obstáculos, siempre es posible volver a levantarse. 

En total, fueron 8 cirugías complejas, incertidumbre, rehabilitación, una y otra vez. El martirió comenzó después de ganar el US Open, cuando se operó la muñeca derecha, y tardó 8 meses en regresar al circuito.

En 2014, se sometió a la primera de 3 intervenciones en su muñeca izquierda. No fue hasta febrero de 2016 cuando volvió a aparecer en el circuito con regularidad.

Dos años más tarde, luego de haber logrado su mejor lugar histórico en el ranking ATP (n°3) sufrió una fractura en su rodilla derecha. En ese momento se decidió por métodos menos invasivos. Sin embargo, la rodilla volvió a pasarle factura en 2019, cuando sufrió una nueva fractura de rótula. 

Desde junio de 2019, el dolor persistente lo llevó a una travesía por el quirófano. Barcelona, Miami, Berna, Chicago…fueron cuatro cirugías en su rodilla derecha, la misma que parecía haber ganado la batalla. 

Este 2022 podemos asegurar que no lo hizo, la rodilla no le venció. El regresó a la pista para dejarlo claro, y despedirse del deporte que amó como lo anhelaba, jugando.

Un legado imborrable

Diecisiete años de carrera, no pueden ser resumidas únicamente en títulos conseguidos. Cuando hablamos de del Potro, la hazaña, el dolor y la valentía siempre vienen incluidos. Junto a su espléndido repertorio, claro, unido a una de las derechas más intimidantes de todo el circuito. 

En la pista dura brilló con todo su esplendor. Apenas a sus 20 años, llegó a la cúspide, sorprendiendo a todo el universo del tenis tras imponerse a Roger Federer en la final del Us Open. 

Juan Martín del Potro, campeón US Open 2016
Juan Martín del Potro, levantando el trofeo del US Open 2009.

Así, en su palmarés presume un título de Grand Slam, y un Masters 1000, que curiosamente fue el último trofeo que levantó; también venciendo a Roger Federer. Además una veintena más de títulos como profesional.

Asimismo, la alegría no se limitó a sus aspiraciones personales, si no que contagió a toda Argentina. Defendiendo los colores de su país, también logró hazañas inolvidables. Como el bronce en Londres 2012, y la plata en Río 2016. Ambas, las primeras preseas para el tenis masculino argentino a nivel individual. Ambas, en momentos cumbre de su carrera, tras levantarse de duras lesiones.

Argentina campeón de Copa Davis 2016
Juan Martin levanta la Copa Davis 2016.

Fuera del ámbito individual, Juan Martín del Potro formó parte del equipo campeón de la Copa Davis 2016, alcanzando la gloria tras una épica remontada ante Marin Cilic. Para levantar la primera y única “Ensaladera” en la historia de Argentina, también tiene su nombre.

Todos sus títulos ATP:

1. Stuttgart 2008: 6-4 y 7-5 a Richard Gasquet

2. Kitzbühel 2008: 6-2 y 6-1 a Jürgen Melzer

3. Los Angeles 2008: 6-1 y 7-6 (2) a Andy Roddick

4. Washington 2008: 6-3 y 6-3 a Viktor Troicki

5. Auckland 2009: 6-4 y 6-4 a Sam Querrey

6. Washington 2009: 3-6, 7-5 y 7-6 (6) a Andy Roddick

Loading...

7. Abierto de Estados Unidos 2009: 3-6, 7-6 (5), 4-6, 7-6 (4) y 6-2 a Roger Federer

8. Delray Beach 2011: 6-4 y 6-4 a Janko Tipsarevic

9. Estoril 2011: 6-2 y 6-2 a Fernando Verdasco

10. Marsella 2012: 6-4 y 6-4 a Michael Llodra

11. Estoril 2012: 6-4 y 6-2 a Richard Gasquet

12. Viena 2012: 7-5 y 6-3 a Grega Zemlja

13. Basilea 2012: 6-4, 6-7 (5) y 7-6 (6) a Roger Federer

14. Rotterdam 2013: 7-6 (2) y 6-3 a Julien Benneteau

15. Washington 2013: 3-6, 6-1 y 6-2 a John Isner

16. Tokio 2013: 7-6 (5) y 7-5 a Milos Raonic

17. Basilea 2013: 7-6 (3), 2-6 y 6-4 a Roger Federer

18. Sidney 2014: 6-3 y 6-1 a Bernard Tomic

19. Estocolmo 2016: 7-5 y 6-1 a Jack Sock

20. Estocolmo 2017: 6-4 y 6-2 a Grigor Dimitrov

21. Acapulco 2018: 6-4 y 6-4 a Kevin Anderson

22. Masters 1000 Indian Wells 2018: 6-4, 6-7 (8) y 7-6 (2) a Roger Federer

Inscrito entre los mejores de Argentina

Su nombre está escrito en la historia del tenis, en las páginas doradas del deporte argentino, y marcado en millones de corazones alrededor del mundo. Al buscar la palabra resiliencia en un diccionario, debería aparecer su rostro.

Del Potro despedida en Buenos Aires. Abierto de Buenos Aires
Delpo entre lagrimas, en su ultimo game jugado.

La vida no siempre nos sonríe, el camino hacia los sueños puede llegar a ser más rocoso que otra cosa. Todos habríamos deseado para Delpo una carrera plena, saludable, a tope. No vale la pena quedarse únicamente con sus momentos de alegría, porque esta historia no podría contarse de un solo lado. E incluso, parecía que resurgir como ave Fenix le daba un empuje incomparable.

Por ello, hoy todos celebramos a Juan Martín del Potro como campeón. Un luchador que aun teniendo un millón de razones para rendirse, decidió levantarse una y otra vez. Este es su legado, y nadie podrá borrarlo.

También podría interesarte: Super Bowl LVI: Joe Burrow, el orgullo de Ohio que no quería ser quarterback

Loading...

Like it? Share with your friends!

Ana Valeria Reyes
Colaboradora en Hispanic Sports Media. El deporte se unió con mi pasión de contar historias, acompáñame en @valedeportes en instagram.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.