Joe Burrow está jugando apenas su segundo año en la NFL y hay varios motivos para tildarlo de destinado. Un joven de 25 años que jugará el Super Bowl LVI y que, en realidad, no quería ser quarterback.

Joseph Lee Burrow nació en Ames, Iowa, pero la parte más importante de su vida la ha pasado en Ohio. Su camino al profesionalismo lo comenzó en la secundaria Athens de The Plains, y luego dio el salto universitario a Ohio State.

Sin embargo, con los Buckeyes solo jugó 10 partidos en dos años, hasta que decidió ser transferido a LSU, donde hizo historia con los Tigers. Burrow ganó el trofeo Heisman y el título nacional en 2019.

Burrow fue uno de los 58 jugadores invitados al Draft de la NFL 2020, donde fue seleccionado en el primer lugar general por los Cincinnati Bengals. Dos años después, los bengalíes jugarán el domingo 13 de febrero el Super Bowl LVI ante Los Ángeles Rams en el SoFi Stadium de Inglewood, California.

Pero curiosamente, a pesar de ser exitoso en el fútbol americano, Burrow no quería ser mariscal de campo.

Joe Burrow, destinado a jugar el Super Bowl

Cuando el mariscal de campo estelar de los Bengals inició en el fútbol americano cuando estaba en el tercer grado, pensó que tendría más acción y contacto como receptor abierto.

«No elegí (la posición de) mariscal de campo. Llegué a mi primera práctica infantil y el entrenador en ese momento, el coach Sam Smathers, a quien todavía veo todo el tiempo cuando vuelvo a casa, básicamente me preguntó si quería ser mariscal de campo, y respondí, ‘No, la verdad es que no’. Pero después dijo, ‘Bueno, vas a ser quarterback. Qué mal«, dijo Joe Burrow a AP.

Era una decisión obvia, sobre todo después que descubrió que el pequeño Joey era hijo de Jimmy Burrow, quien entonces era el coordinador defensivo bajo las órdenes de Frank Solich en la Universidad de Ohio.

«Teníamos un par de otros niños que eran más grandes y podían jugar en la posición, pero el conocimiento y la inteligencia de fútbol americano que noté en él a esa edad fue muy sorprendente«, indicó Smathers, de 56 años, quien vive al otro lado de la calle del campo de fútbol americano de la preparatoria en Athens que ha sido rebautizado como el Joe Burrow Stadium, cuenta ESPN.

«Podía recordar las jugadas, la sincronía fue sencilla para él, después descubrimos que podía lanzar el balón realmente bien. Básicamente así es como comenzó, tenía una buena inteligencia de fútbol americano incluso en tercer grado«.

Joe Burrow en Athens High School
Joe Burrow en Athens High School

Burrow terminó llevando a Athens High School a un juego por el campeonato estatal en el 2014, ganó el Heisman y el campeonato nacional en LSU antes de convertirse en la primera selección global del Draft en 2020. En su segunda temporada en la NFL, tiene a los Bengals en el Super Bowl LVI, luego de 33 años sin jugar el partido por el título de la NFL.

Fue una buena decisión que se convirtiera en QB, y ahora, está a un partido de levantar el trofeo Vince Lombardi y ante la oportunidad histórica de darle a la franquicia su primer anillo.


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero - @guy_acurero
Periodista venezolano. Redactor de #NFL, #NBA y fútbol en Hispanic Sports Media. Antes en Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *