Kristina Mladenovic ha ganado sin duda uno de los mejores partidos de 2017, sobreviviendo a una inspirada Yulia Putintseva, 6-2, 6-7 (3), 6-4 para ganar su primer título de la WTA en el St. Petersburg Ladies Trophy.

«No tengo palabras, en realidad, para expresar lo que siento ahora», dijo después del partido. «Esta victoria significa mucho para mí, era mi cuarta final, y yo había perdido tres antes de eso. La espera definitivamente valió la pena porque este torneo es simplemente increíble, desde la organización toda la semana hasta al final.

«Fue increíble enfrentarse a tantas jugadoras de primer nivel, y obtener mi primer título de la WTA aquí, especialmente en un evento de Premier, me siento absolutamente feliz en este momento».

Mladenovic estaba jugando su cuarta final de la WTA con victorias sobre Venus Williams y la defensora del título. Roberta Vinci. Esa experiencia brilló desde el inicio contra Putintseva, que había luchado en tres sets consecutivos contra Svetlana Kuznetsova y Dominika Cibulkova para llegar a su primera final.

Ganadores desde todas las partes de la pista, la francesa corrió a través del primer set después de un largo primer juego, y luchó a través de un juego tenso de servicio en el medio del segundo y todo preparado para ganar el partido con un set y 5-2.

Pero Putintseva había superado situaciones muy complicadas dos veces antes de esta semana, y parecía dominar el arte de la reaparición en San Petersburgo, rompiendo el saque de Mladenovic cuando sacó para el partido y, finalmente, nivelar el partido en un tie-break.

«¡Fue muy difícil, he estado en tres finales, pero es una gran luchadora. Estábamos igualadas y con altibajos de ambos lados, pero nunca me rendí».

Una impávida Mladenovic se llevó otra gran ventaja en el set decisivo, dándose dos oportunidades más para lograr su primer título de la WTA.

«Creo que todo el mundo es ilimitado, y se trata simplemente de avanzar con la mentalidad adecuada. Físicamente, me sentí muy bien, aunque a veces los nervios se sentían en mis piernas, se sentían pesadas. Pero se redujo a la lucha contra el espíritu.

«Esto es lo que más me gusta de este deporte, y lo que me empuja a estar en la pista, cuanto más complicado se pone, más pienso en lo mucho que amo esto y lo mucho que quiero seguir luchando».

La kazaja sin embargo, no se rindió con tanta facilidad, salvó cuatro pelotas de campeonato con golpes ganadores para hacerse con tres juegos consecutivos y estar a un juego para igualar el set.

En su quinta pelota de set, Mladenovic finalmente terminó con un ganador de derecha, su 62ª del partido, para llevarse el título en dos horas y 36 minutos.

«Hubo muchos momentos importantes, pero creo que demostré una gran fuerza mental para volver después de perder el segundo set, y el suspense al final fue genial».

En total, las estadísticas narran la historia de una epopeya, ya que la jugadora de 23 años mantuvo un diferencial de +16 en los ganadoras a errores no forzados, mientras que Putintseva no estaba muy lejos, golpeando 32 ganadores por 21 errores no forzados.

El triunfo lleva a Mladeovic hasta el puesto 31, a pocos puntos de su ranking más alto de No. 27, el puesto que Putintseva ocupará el lunes.

«Esto significa mucho, como todo el mundo, trabajo duro y mucho. Es genial ganar el primer título.

«Significa todo para mí y nunca olvidaré esta semana, me enamoré de la ciudad y nunca lo olvidaré. Este evento es muy especial».


Like it? Share with your friends!

Eddy Marin

Periodista, campeón centroamericano de natación.