La misión era complicada ante él, el No. 1 del mundo y cinco veces finalista del Abierto de Australia, Andy Murray. El hombre del momento. Pero Mischa Zverev soñó y su sueño tuvo recompensa. Sin temblarle el pulso, y tras más de tres horas y media de encuentro, el alemán y No. 50 del mundo despidió al máximo favorito al triunfo en Melbourne Park 7-5, 5-7, 6-2 y 6-4.

Duelo de estilos. Dos maneras de concebir un punto y preparar la táctica con dos jugadores fieles a su estilo. Mischa Zverev con el saque y volea como firma y un tenis con constantes subidas a la red. Murray, sólido desde el fondo y abanderado de la defensa como ataque. Tan contrapuestos entre sí, el choque entre métodos llevó a un choque en el que los quiebres fueron una constante.

Mischa golpeó primero llevándose un set en el que en los primeros compases fue el escocés quien llevó la batuta. Murray quebró para ponerse con 3-1 y saque pero no pudo confirmar la ventaja. Volvió a responder con otro break para ponerse con 5-3 y saque, pero no pudo confirmar el parcial y cedió de nuevo su servicio. Y cuando el No. 1 del mundo servía por llevar el set a la muerte súbita, Zverev quebró por tercera vez y desde su raqueta cerró el parcial con un saque directo. Si bien el escocés ganó más puntos en la manga (39-37) y más golpes ganadores (19-12), fue el alemán quien se llevó puntos clave.

De nuevo, el guión se repitió en el segundo parcial y la constante fueron los quiebres de servicio. Dos para cada jugador hasta que con 5-4 y restando el servicio de Zverev, Murray dispuso de hasta cuatro bolas de set. Todas fueron neutralizadas por el alemán, que sin embargo no pudo evitar ceder su saque en el siguiente juego al servicio. El partido regresaba a tablas.

En el tercer set todo fue de cara para un Zverev que empezó a encontrarse cada vez más cómodo en todos los territorios. Subiendo a la red, desde el fondo de la pista, con su servicio y también con su resto. Sin ceder su saque, se hizo con dos breaks a favor y se encaminó hacia la victoria.

Ya en la cuarta manga, un break nada más empezar el parcial le dio alas. El primer triunfo ante Murray era una realidad. La primera victoria ante un No. 1 ya era suya. La primera clasificación para cuartos de final de un Grand Slam, también. En su primera aparición en Melbourne Park desde 2011, Mischa Zverev escribió su propia historia.

Murray no pudo ante la potencia de Zverev/ Foto EFE

El dato

Murray no perdía en Grand Slam con un rival del ranking de Zverev desde 2006, cuando cayó en este mismo torneo ante el entonces No. 51 Juan Ignacio Chela.

La curiosidad

Al igual que lo hizo Mischa ayer cuando Alexander disputó su encuentro ante Rafael Nadal, el pequeño de los Zverev y estrella de la #NextGenATP no quiso perderse el partido de su hermano.


Like it? Share with your friends!

Eddy Marin

Periodista, campeón centroamericano de natación.